Sin Vosotros Esto Sería Imposible

Translate

miércoles, 21 de diciembre de 2016

La Calle

La calle es la vida, simplemente ámala, llámala.. 
La calle estaba dividida en dos partes; la calle de los impares, famosa por sus mujeres de compañía y sus expertos drogodependientes; por otro lado estaba la calle de los pares, esta sin embargo famosa por sus bandas callejeras y tráfico de personas, en resumen, esclavos. Ahora os estaréis preguntando que a qué parte pertenecía yo, pues para que salgáis de dudas os lo contaré desde el principio del fin:

Después de meses divagando en la tienda de tender, estando yo observando colgado de una pinza, logré vislumbrar posibles futuros dispares y cómicos en las dichas calles pintorescas. Ni un milagro hubiera conseguido que en mi mente calara otra idea que la de "nadie escarmienta en cabeza ajena". Cuan turista de ideas sin tiempo, los habitante atómicos me hicieron oler las consecuencias de ambas calles. Ni musas, trampas, músicas o almas pudieron persuadirme de virar mi barco con los vientos alisios o los otros. Decidí escindirse. Dividirme. Conservar en un segundo ambas experiencias y aprender a unificarlas y comprendedlas.
Mas eso es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Ahora veréis, donde yo me encuentro no está ni en los pares ni en los impares, donde yo me encuentro es atrapado en la tormenta de esos vientos alisios. Sumido en una oscuridad infinita abrazada por ese gélido sentimiento, o más bien dicho, pensamiento, de que no sé a dónde voy ni de dónde vengo. Ahora es el momento en el que vislumbro esa infinita oscuridad que me abraza y me llama con sus amargas canciones que me escuecen el en cerebro como el ácido cítrico de los limones.

Recuerdo los libros en las repisas de los infinitos estantes de la casa de mis abuelos. El fuego chisporrotear y el calor mullido de los perros y las alfombras. Los duendes eran reales y un relámpago mortal. Nunca sentó mejor un chocolate con leche ni una caricia. La primera vez que entró en mi mente la muerte fue transportada por labios de mi abuela. Con metáforas de dos lobos con luna llena, sin saberlo aún, yo, con dientes de leche, ambas calles se enfocaron enfrente de mis ojos mentales. Un yin yang natural y fundamental, sin pretensiones ni agravantes, ningún problema, ningún mal recuerdo. También fue en ese macro segundo cuando los animales empezaron a brillar con una luminosidad distinta, tan distinta que era independiente de la realidad imaginable de los humanos. Pureza y sinceridad. aunque del mundo animal me gustaría hablar más adelante y más expresivamente.

Sinceramente, sabéis, como ya no sé ni dónde me hallo, juro por mi Dios que.. sí, ¿no?, que este cuento doy por finalizado, o tal vez no, por.. ¿continuar?,sí, dejémoslo así.



(Mente de Denniss
Mente de Pelufa)

Barra de vídeo

Loading...